lunes, octubre 21, 2013

Hay quienes olvidan...

El día de hoy leí un mensaje de un corredor que me molestó mucho, se quejaba de la gente que camina un maratón e invalidaba el logro de esas personas.
 
Cada persona tiene una razón diferente por la que comienza a correr. En mi última carrera fuí testigo de un suceso que me enterneció mucho y me llenó de admiración.

En las últimas millas del maratón encontré a una corredora de México que tenía una camiseta en donde decía que estaba corriendo por la memoria de su esposo. Era una mujer muy joven. La saludé y le eché porras. Faltando una o dos millas para llegar a la meta encontró a unos familiares los cuales le entregaron a un niño, su hijo.

Me llamó mucho la atención y alegría que juntos llegarían a la meta. Seguramente la muerte de su esposo era  muy reciente y terminar el maratón le ayudaría a sanar un poco de esa gran pérdida. El niño iba corriendo al paso de su mamá muy feliz y emocionado.

Al subir los últimos metros antes de la meta dos oficiales de la carrera detuvieron a la señora y le señalaron que tenía que salirse. Yo venía unos pasos atrás y ví como la señora se descompuso. Se soltó en llanto de desesperación. No estoy seguro si la señora no hablaba inglés o de los nervios y la desesperación no les podía explicar, solo veía como le señalaban la salida. ¡Estaba tan cerca! Me detuve y les comencé a gritar a los oficiales que la dejaran pasar.

Afortunadamente los oficiales reaccionaron y los dejaron continuar. Ví como su cara se transformaba en alergía. ¡Ambos irradiaban luz! Comenzamos a echarles porras y fui testigo de como se abrazaron al llegar a la meta. Aún me acuerdo y se me ruedan las lágrimas de la emoción.

Me alejé de ellos para respetar su espacio, ya no los volví a ver. Espero de todo corazón que lo que vivieron juntos les haya servido para estar en contacto con esa persona que estoy seguro está muy orgulloso en donde está.

Estas son las cosas que me mantienen corriendo. Lo sé, no soy rápido, ni pretendo serlo. Me entristece de verdad que hay gente que no respeta los logros de los demás.

A mí en lo especial me emociona mucho mas ver a una persona muy querida que termina su primer maratón en 6 horas que saber que alguien rompió el récord del mundo.

Eso es lo bonito de correr, todos somos iguales: Los rápidos y los que somos lentos, los que corren 5K y los que hacen ultramaratones.

Corre para superarte como persona, no para superar a las demás. Te hará bien.

La Marmota

4 comentarios:

Anónimo dijo...

<3

Florecita Rockera dijo...

lloro! abrazos, Ser!

Aurora Torres dijo...

Gracias por tus palabras Ser, por compartirnos estas experiencias y recordar lo que hacemos por amor y logro personal :)...un abrazo

La Marmota dijo...

Muchas gracias por tomarse el tiempo para leer estas líneas <3